domingo, 10 de mayo de 2009

Crítica de "Surveillance" (* * *)

Sinópsis:
A la comisaría de un pueblo perdido en el desierto han llegado dos agentes del FBI para interrogar a los testigos de una sangrienta carnicería en la carretera. Las declaraciones de los testigos, una joven drogadicta, un agente de policía y una niña, evidenciarán la actuación de un grupo de peligrosos asesinos, aunque no todo lo declarado parece ajustarse a la realidad.

Crítica:

La hija de David Lynch, podría -al menos por cuestión de genes- haber heredado parte del talento de su padre, pero tras la horrorosa "Boxing Helena" ..¡ha rebatido completamente toda la teoría genética!.. Y esta no será la excepción; bueno, aunque "Surveillance" no sea su segundo fiasco, tampoco es una película digna del apellido Lynch. Si bien "papi" ha estado metiendo mano como productor ejecutivo de esta cinta, el film por si solo no tiene más valor que por su modesta cinematografía y su estructura argumental... ojo! dije estructura, no "argumento". La señorita directora estira la crónica de un crimen a más no poder y se regocija con flash-backs, y vuelta -muy obvia- de tuerca hacia el final del metraje; haciendo de "Surveillance" algo que arranca bien, prosigue satisfactoriamente, y acaba en un estrepitoso desastre.

Pocas cosas buenas además de la fotografía y la edición presenta este film; entre ellas una banda sonora muy aceptable (destaca "Add it up" de Violent Femmes en la mejor escena); y dos actuaciones muy acordes: la de Pell James como descontrolada drogadicta y la de Ryan Simpkins, una pequeña niña que logra no resultar aparatosa como la mayoría de los actores de su edad en este tipo de películas. Pero además de eso no hay más que un guión pobre, una dirección falseada bajo un buen manejo de la camara, y dos actores que merecen razzies: Julia Ormond muy sobreactuada (si ella es la misma actriz que figura en Benjamin Button, que me aspen), y un Bill Pullman muy tarado (tomen nota de que aún así persisten en el mercado del buen cine).

En resumen, un film lleno de pretenciones, como un palacete construido sobre malos cimientos... bonito al principio, pero al final se derrumba.


Lo mejor: Fotografía, Ryan Simpkins, Pell James y la escena del choque.
Lo peor: La dirección, el guión y el final (super-archi-esperado)

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Me han hablado muy bien de ella y le tengo el ojo puesto. La veré este verano. Gran crítica. Me encantan las imágenes en las que incluyes la nota del film... gran trabajo.

Saludos!

Xavier

dsm dijo...

pues a mi me ha gustado mucho y tiene uno que otro momento muy divertidos a cargo de Pullman, en desacuerdo, Ormond está correcta y Pullman moldeado como Dale Cooper de Twin Peaks que no es nada malo...

Saludos!