viernes, 1 de agosto de 2008

Crítica de "Gente Inteligente (Smart People)" (* * * +)

Smart People * * * +

Puntaje: 7,50

Smart People podría encasillarse dentro de la gama de películas norteamericanas con aspiraciones a “film independiente”; aunque no paga el riesgo por dos motivos: Primero, porque es de los productores de la genial “Sideways”; y segundo, porque es , de echo, una película independiente (dentro de lo que al mercado se refiere). Además de tener el plus de las actuaciones de algunos artistas que sólo se mueven en dicho círculo, como Ellen Page y Thomas Haden Church.

Noam Murro dirige a su manera una buena película con grandes aspiraciones aportadas por el guionista Mark Poirier, cuyo guión para esta película fue su gran debut. En si vale más el trabajo del escritor, que el del director; ya que como sucedía en Juno, los diálogos picantes y divertidos resultan uno de los factores más importantes del film. Comparar a Murro con Jason Reitman, aclararía un poco más lo que me ha parecido el resultado final.

La trama es bastante sencilla, al menos como para que la entienda la “Not” smart people. Un profesor de universidad (Dennis Quaid), ve como pasan los rutinarios días de su vida, junto a la lengua larga de su hija Vanessa (Ellen Page) y su rebelde hijo (Ashton Holmes). Así van las cosas, hasta que por un percance (uno de los mejores momentos de la película, por cierto) entran dos personajes para alborotar sus vidas: El hermano adoptivo del profesor (Thomas Haden Church) y una médica ex-alumna del jefe de la casa(Sarah J. Parker).
Tan simple material no daría cabida al interés del público si no fuera por la premisa de la película: “La genta más inteligente, tiene mucho que aprender”: Poirer ofrece unas escenas bastante brillantes acerca de la paternidad, el sexo y la madurez, pero quizá llame más la atención en un concepto de “felicidad”, que resulta más subjetivo que objetivo, algo de lo más acertado y apreciable en la película.

Ahora bien, el film tarda en llegar a buen puerto, pero llega tras la tormenta de una dirección que sin ser mala, mejor habría quedado para una comedia romántica. La historia del profesor resulta tal vez demasiado inverosímil mediante la versión de Murro. Aunque el gran labor de los protagónicos termina por salvarla de caer en el abismo del cine “bobalicón” de hoy en día. Entre todo ese lujo de actores, es imposible elegir al mejor; incluso me cuesta quedarme con Page, una de las mejores actrices jóvenes del momento (tal vez sea porque su papel es algo secundario aunque no por ello menos digno de elogios). Todos realizan un gran trabajo, en especial Thomas Haden Church, pero quien tampoco opaca al resto, ya dije que todos están bonitos aquí.

En fin, hay actuaciones geniales, el guión está por sobre lo aceptable, pero la dirección se queda a medio camino, salvando quizá algunas de las escenas que llegan a ser divertidas por lo certero de sus observaciones (especialmente aquella que comienza con los créditos finales, situada en un supermercado). La película merece el aprobado, y quizá más de un visionado por el simple echo de ser lo que a los críticos nos gusta llamar “fresca”, y lo que a Estados Unidos le gusta llamar “cine independiente”, aunque esté no muy lejos de ser un mero entretenimiento.

2 comentarios:

Jorgee dijo...

eieieieii...

felisz kumpleee!
ia q no te conektasteee o no te vi...
poes q te la haias pasado mui bieeen!
no pude ir a celebrar...
se canceló el vuelo q tenia
programado 8-)

jhajhaa

pasate por mi blog ;)

Mariano dijo...

gracias x acordarte!
saludos =)